Un projecte d’Alejandra Rocabado.

“Ayni es una palabra quechua que significa solidaridad y cooperación recíproca. Es decir: Yo recibo, Yo doy . Una gran sabiduría ancestral que sigue viva en la mente de mi gente y que la ayuda a tomarse mejor la vida en tiempos de incertidumbre.”

Ayni és un projecte de la fotógrafa documentalista boliviana Alejandra Rocabado. Un treball que aborda les temàtiques de la migració, la identitat, el territori, sempre enfocat a les minories. Ayni és una mirada íntima sobre la vida de les dones migrants bolivianes que viuen a Barcelona.

Aquest treball tracta de com l’Alejandra va descobrir el significat de ser una dona llatina al Regne d’Espanya: d’una banda, les barreres institucionals, legals i culturals contra la qual  s’ha d’enfrontar; per altra banda, les xarxes afectives i espais de cura que es generen com a estratègies per resistir a aquests opressions.

Encara que pugui semblar una paradoxa, són moltes les dones que descobreixen sobre la seva pell el sentit profund de l’Ayni, només arribant a el territori Europeu. Es tracta d’un procés de consciència, que passa per diferents fases i on la cura adquireix significats i dimensions múltiples. El viatge que es compleix, per tant, no és només físic, sinó polític i espiritual.

—-

“Venir a Europa muchas veces es una decisión que se cumple como consecuencia de ser madre y querer ofrecer a las propios seres queridos una vida mejor. Ser madre, es poner los demás en primer lugar, olvidarse de una misma. Cuerpo cuidante.

Llegando a Europa uno se da cuenta de los pocos cambios que han ocurrido en 500 años de Historia. Sigue existiendo la esclavitud y el colonialismo, aunque hayan cambiado de nombre. Quizás no sea esta la dirección que nos indica la estatua de Colón al final de la Rambla en Barcelona. Su dedo apunta hacia el mar, pero en realidad nos enseña los muros que constituyen la condición existencial de la Civilización.

Muros a veces físicos, pero por su mayoría invisibles. La gran muralla Española: la Ley de Extranjería. “No ser de aquí” significa, simplemente, no ser. Volverse un zombi civil, invisible en la sociedad. Los no-seres pueden solo ocupar no-trabajos, oficios no reconocidos como tales, que gocen del mismo vacío legal. Es así que las tales madres cuidantes dejan de ser madres para simplemente cuidar. Cuidar a quien sí existe; si es; si merece ser cuidado.

Pero algo empieza a moverse en este vacío. Volverse invisibles tiene su aspecto positivo,ya que nos permite mirar el mundo desde otra perspectiva. Nos volvemos más observadoras, nos reconciliamos con el silencio, aprendemos los valores olvidados de la paciencia y de la escucha. Empezamos a descubrir nuevas cosas, elementos que antes nos escapaban y que ahora se hacen más claros. Nos damos cuenta, por ejemplo, de que cuidar continuamente cansa- y mucho! Nos damos cuenta de que nadie nos cuida. Nos damos cuenta de que hemos aprendido a competir entre nosotras buscando una mirada de aprobación que nunca llegará. Nos damos cuenta de que hay mucho más en la vida que servir los demás, que tenemos un cuerpo todo nuestro del cual disfrutar y que hemos dejado completamente de lado.

Algo empieza a moverse en este vacío: es el cuerpo que se despierta. Que busca contacto.; busca vida, sintiéndose vivo. En la oscuridad empiezan a aparecer otras siluetas asustadas y dolidas. Dolor compartido, espaldas rotas. Pero siguen moviéndose, porque hay algo de mayor importante. La silueta se va volviendo siempre más nítida, hasta transformarse en el cuerpo de la Otra. La miro y me reconozco. Su historia es mi reflejo, su diversidad y mi riqueza. Otra, no eres la enemiga que pensaba.

Colón nos ha llevado hacia los muros que hoy destruimos. Los cuerpos cuidantes ahora son
cuidados y armados de mimo, rompen con un pasado lleno de barreras, para abrirse hacia
un presente donde hay espacio para todas, aunque ilegales, invisibles, deplorables, olvidables.”

Ayni, “yo doy, yo recibo”. Simplemente, una revolución.

Eugenia D’Ermoggine

Sala Ruïnes


Dilluns 12 de juliol a les 18.30 h
Presentació del Fotollibre Ayni d’Alejandra Rocabado  més xerrade a càrrec de Norma Falconi de SINDIHOGAR (Sindicato de mujeres trabajadoras del hogar).

El projecte Ayni ens submergeix en una cosmovisió migrant, gràcies a l’accés a arxius fotogràfics i documentació personal de les protagonistes com per exemple: bitllets d’avió, rebuts, transferències de diners, documents d’identitat, així com l’accés als seus telèfons mòbils per recuperar fotografies i realitzar captures d’imatges de les seves xarxes socials i xats.
Són elles mateixes que, dotades d’equip fotogràfic, van fer també les seves pròpies imatges.
L’autora aconsegueix, a través d’un treball de participació coral, donar una visió íntima sobre la vida de les dones migrants bolivianes que viuen a Barcelona.
Aquesta activitat forma part de l’exposició Ayni que estarà disponible al Pati Llimona del 01/07 al 04/09

Cal inscripció prèvia al web o presencial al CC Pati Llimona
Aforament limitat